Industria 4.0: impacto en la transformación digital de Grupel

Corporativo

Grupel está en un proceso de transformación digital que nos permite modernizar nuestro trabajo y hacerlo más eficiente en tiempo y costes.

Este cambio en nuestra empresa va a la par con la digitalización de la industria mundial, una “revolución” reconocida como Industria 4.0, que trae nuevas oportunidades en lo que respecta al crecimiento e innovación de productos y servicios, y a la optimización de los sistemas y procedimientos internos de las organizaciones y empresas.

La transformación digital de la industria implica el desarrollo y la aplicación de mecanismos automatizados, la creación y gestión de bases de datos y la integración e interconexión de todos estos sistemas entre sí y con Internet.

Este proceso, que incluye el uso de diversas tecnologías como las plataformas online, la computación en la nube y, entre otras, la inteligencia artificial, aporta grandes ventajas a las organizaciones que pueden así hacer su producción más eficiente, cualificada e innovadora.

En la actualidad, la gran mayoría de los productos y casi todos los servicios se diseñan y/o realizan mediante programas informáticos, y la inteligencia artificial se encarga de gran parte de la producción, acelerando y optimizando los procesos, y reduciendo también sus costes.

El uso de maquinaria altamente automatizada, los robots y la impresión en 3D también están muy arraigados y otorgan mayor precisión a diversos sectores, mientras que el análisis y la interpretación digital de los datos permiten una mayor trazabilidad, tanto de los materiales como del propio proceso de producción.

La generación de energía y la producción de generadores eléctricos no quedaron obviamente al margen de este cambio. Y Grupel no fue excepción, ya que nuestro principal objetivo es garantizar la mejor experiencia para nuestros clientes y socios, y crecer como marca, diversificando e innovando nuestra gama de productos y ofreciendo el mejor servicio posible.

Por ello, avanzamos en el proceso de industrialización 4.0, digitalizando todos los procesos y de este modo, mejorando no sólo los tiempos sino también nuestra capacidad de producción.

Tras la creación de almacenes de organización tipo ABC como forma de optimizar el espacio de producción y acercar el stock a las diferentes líneas de producción, hemos automatizado el proceso de tratamiento de la chapa, con la implantación de una línea de producción Salvagnini. Esta línea permite realizar la producción en la mitad de tiempo en el que anteriormente ocurría, lo que posibilita aumentar la capacidad productiva además de mejorar la calidad de los productos. La línea implementa las tecnologías más modernas de plegado y chequeo de material, lo que se traduce en una mejora significativa en la precisión de los pliegues, todo ello de un modo completamente automatizado. Además, permite realizar todas las piezas necesarias manteniendo en todo momento una trazabilidad y estado de las ordenes de producción de todos los productos, al estar integrado con el sistema ERP de gestión de la empresa.

Paralelamente, estamos trabajando actualmente en la implementación de un Shop Floor Management, en la unidad de producción, que posibilita reducir los tiempos de los procesos y mejorar nuestra eficiencia además de garantizar la trazabilidad y la supervisión de todo el ciclo productivo, al tiempo que integra y conecta todos los procesos de producción con las herramientas comerciales y logísticas.

Una fábrica adaptada a la digitalización aporta importantes mejoras para todos los que trabajan en ella, desde los empleados hasta la dirección.

Los colaboradores de producción tienen más herramientas e información más clara para hacer su trabajo de forma más eficiente; los ingenieros tienen una visión en tiempo real del funcionamiento y el estado de las máquinas, y pueden centrarse en la planificación y la configuración de las líneas sin tener que preocuparse de otras tareas; los supervisores y gerentes pueden ver los problemas con más facilidad y centrarse en resolverlos de forma más eficiente; y otras áreas, como la administración, las ventas, la logística, la cadena de suministro y el marketing, también se benefician de esta conexión entre procesos y departamentos.

En última instancia, los mayores beneficiarios de la industria, los clientes, también salen favorecidos, con productos y servicios más acordes a sus necesidades, eficientes e innovadores.

Comparte esto en